En #Ecuador la mendicidad fingida aumentó ancianos y discapacitados piden limosna

0
242

En #Ecuador la mendicidad aumentó ancianos y discapacitados piden limosna

En las calles y dentro del transporte público hay mendigos –personas con capacidades especiales– que suelen pedir limosnas porque su condición económica es precaria.

Dicen que no tienen qué comer, que necesitan ayuda para un familiar enfermo o porque quieren regresar a su país… son solo algunas razones.

Sin embargo, existen personas que mienten. Hay casos en los que las recetas que muestras los ‘necesitados’ son falsas. Los dizque no videntes, sí ven. Y los que andan en sillas de ruedas, sí caminan.

El miércoles pasado, a una mujer que subía a los buses cargada con un ‘bebé’ y pedía caridad para alimentar a sus hijos, la descubrieron… lo que llevaba sobre su pecho era un muñeco de plástico.

Los expertos

EXTRA habló con dos expertos en comportamiento humano para que explicaran el porqué de estas acciones.

Ellos concordaron que este tipo de personas utilizan el sentimiento de pena y dolor para aprovecharse de la gente y obtener dinero fácilmente.

El psicólogo Ítalo Rojas mencionó que se trata de una “estafa moral” o un “timo emocional”. En el caso de la mujer, el experto dijo que ella “utilizaba de forma impúdica la representación de un bebé que siempre despertara ternura y compasión en los demás”.

Por su parte, Petter Sanipatín, presidente del Colegio de Psicólogos Clínicos de Pichincha, indicó que este comportamiento tiene un patrón de perversión donde se utiliza a otro en beneficio de ellos mismos.

Según el especialista, a estas personas no les enseñaron el sentido de la responsabilidad cuando eran pequeñas. “Tienen una personalidad antisocial. Siempre ven la forma para aprovecharse de las personas”.

Los psicólogos afirmaron que los ‘timadores’ llegaron a un punto de su vida donde, para conseguir dinero, decidieron no trabajar y reconocieron que pedir limosna les resulta más fácil. Por eso, crean una imagen urbana dramática para dar pena y generar dinero.

Con el tiempo, la mentira y el engaño les permiten a estos supuestos mendigos normalizar actos delictivos.

En materia legal

A estos casos no se los considera un delito. La abogada Johanna Orbe explicó que el hecho puede enmarcarse como defraudación, según el Código Orgánico Integral Penal.

Sin embargo, al no existir víctimas ni el monto que la señora obtuvo al pedir caridad, es imposible perseguirlos. “La mendicidad es ilegal cuando utilizan a menores de edad”, recalcó.