Juan Javier Dávalos: “Es posible que la próxima Asamblea Nacional tenga mayoría correísta”

0
504

El consejero recientemente principalizado habla de su afinidad política con Rafael Correa, su relación con él y de su propuesta para el CPCCS.

Juan Javier Dávalos dice que admira al Che Guevara por “su voluntad de transformar el mundo”; que el hábito que tiene y quisiera cambiar es fumar y se declara admirador de Rafael Correa. Lo dijo, respondiendo a un breve cuestionario que GK propuso a los 43 candidatos al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, en febrero de 2019. Tras las elecciones y aunque Rafael Correa y varios personajes afines al correísmo apoyaron la candidatura de Dávalos, no logró quedar entre los consejeros principales, pero sí para suplente. Pronto se principalizaría, después de que cuatro consejeros fueran destituidos por la Asamblea, todos, supuestamente afines al correísmo. La mayoría cambió. Ahora Dávalos es el único consejero que se ha pronunciado públicamente simpatizante de Correa. 

Tiene 34 años, estudió Artes Liberales en la Universidad San Francisco de Quito, en donde fue parte del Gobierno Estudiantil. Durante el gobierno de Rafael Correa fue funcionario en la Empresa Pública Yachay, en la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt). Durante su candidatura, el Consejo Nacional Electoral (CNE)  abrió un expediente para investigarlo —junto a otros cinco candidatos— que, supuestamente, habían hecho proselitismo político, prohibido por Ley para los postulantes al CPCCS. Posteriormente los expedientes fueron archivados.

Tras la victoria de Paola Pabón como Prefecta de Pichincha, Dávalos fue su asesor hasta que tuvo que principalizarse en el CPCCS, cuyas oficinas están ubicadas en la Santa Prisca, en el centro de Quito. Allí nos recibió el primer día que asistió a su despacho como consejero principal. 

Pasamos de un Consejo que se consideraba mayoritariamente correísta a uno anticorreísta. ¿Cuál es su lectura de ese cambio?

Aquí vale la pena una reflexión. Si uno mira las declaraciones de la mayoría de asambleístas que votaron a favor, uno de los argumentos a favor fue que necesitaban “descorreizar” el Consejo de Participación y lograr que una mayoría correísta salga del Consejo. 

Esa motivación no es una causal para un juicio político. Como consecuencia, tenemos una destrucción, por así decirlo, de la institucionalidad. Es decir, por intentar descorreizar, por hacerle daño a un expresidente, por estas revanchas políticas, por estas disputas políticas, lo que estamos haciendo es destruyendo la institucionalidad del país y destruyendo la democracia, porque no nos olvidemos que estos cuatro consejeros fueron electos por voluntad popular. No les importó, no se respetó esa voluntad, la del pueblo ecuatoriano. 

Pasaron por encima de ella y rompieron con un principio básico que es el respeto a la democracia y el respeto al pueblo ecuatoriano. 

Por eso hago un llamado a la clase política de este país para deponer posturas que lo único que hacen es empeorar las condiciones de institucionalidad del Ecuador. Uno puede ver los índices, los indicadores —el riesgo país está por las nubes. Somos el tercer país con peores indicadores de estabilidad institucional, después de Venezuela y Argentina. 

Eso trae consigo menos posibilidades de atraer inversión, más desempleo, más pobreza. Es decir, este circo al que nos ha llevado la Asamblea y los actores políticos, lo que trae es más pobreza y más desempleo. Es hora de pasar del revanchismo político, del odio al expresidente, a la capacidad de respetar nuestras ideologías y nuestras posiciones políticas. 

Tras un poco más de un mes de ser posesionados, cuatro consejeros fueron destituidos por la Asamblea Nacional, entre ellos José Tuárez, quien era presidente del organismo y Rosa Chalá, su vicepresidenta. Una de las causales para destituirlos fue desacato: el CPCCS quiso revisar la designación de los jueces de la Corte Constitucional, hecha por el anterior Consejo Participación Ciudadana Transitorio, que estuvo a cargo de Julio César Trujillo.

Si hacemos únicamente esa lectura querría decir que todas las instituciones están actuando básicamente por odio a un líder, que según el discurso que usted menciona sería el expresidente Correa. Sin embargo, sí hubo algunas causales para seguir el proceso, si hablamos de los consejeros del CPCCS (incumplimiento de funciones, falta de probidad) y ellos sí son sujetos de control político por más que hayan sido electos por vía popular. Quizá también es un tema de que no hubo probidad, hubo faltas y en efecto, la Asamblea tiene entre sus funciones la fiscalización.

La anterior mayoría del Consejo de Participación cometió errores, más de forma que de fondo. Esos errores pasaron por una mala estrategia de comunicación, por no socializar adecuadamente lo que estaban buscando con la resolución que habían aprobado sobre la Corte Constitucional. 

Pero, de ninguna forma, merecía ser una causal de destitución. Es decir, no veo sustento para decir que incumplieron funciones. Y uno lo puede ver en la mayoría de las declaraciones de los asambleístas, son declaraciones que hablan de que no pueden permitirse el lujo de tener correístas en el Consejo de Participación. 

Y la demostración más grande es lo que acaba de pasar ayer. Ahora tienes un Consejo formado por seis consejeros que son afines al gobierno y un consejero, yo, que digamos que en ningún momento ha intentado hacer alianzas con este gobierno. 

Sin embargo uno de los ponentes del juicio, Fabricio Villamar, coincidía de alguna manera en lo que usted dice. El empezó con el juicio político a Tuárez, pero él dijo que él no considera que el Consejo sería mejor si la mayoría dejase de ser correísta. El CPCCS ha sido cuestionado desde su nacimiento, incluso el Transitorio. ¿Qué piensa usted de eso?

Creo que el Consejo le hace bien a la democracia y a la institucionalidad del país. El Consejo se creó en la Constitución del 2008 pensando en que tenemos que resolver un problema fundamental que teníamos y que podríamos volver a tener: el hecho de que no podemos darnos el lujo de que las autoridades de control sean nombradas por los partidos políticos. Ese problema lo resuelve el Consejo de Participación Ciudadana. 

En los 90 y principios de los 2000, caímos en una crisis institucional y esa crisis institucional estaba, en mucho, basada en el hecho de que todas las instituciones de control respondían a los partidos políticos.

Este Consejo de Participación Ciudadana resuelve este problema entregándole poder a los ciudadanos para que sean ellos los que, a través de mecanismos de selección de concursos de oposición y méritos, puedan nombrar  a las autoridades de control, logrando más transparencia en estas instituciones, logrando que estas autoridades puedan hacer lo que tengan que hacer, más allá del poder de turno. 

Lo que vivimos ahora último con el Transitorio fue una relación de dependencia entre el ejecutivo y el Consejo de Participación. Eso le quitó institucionalidad al Consejo. El Consejo Transitorio no hizo un trabajo en beneficio de la mayoría de ecuatorianos sino en beneficio del gobierno. Politizó nuevamente las instituciones. Ahora tenemos autoridades de control que responden directamente al Ejecutivo.

Si hacemos caso a la posición de Fabricio Villamar, si devolvemos las atribuciones de nombrar esas autoridades al Congreso Nacional, a la Asamblea, vamos a tener los mismos problemas de siempre. Y aquí una reflexión: es probable que la próxima Asamblea Nacional esté conformada en su mayoría por correístas. Es una de las fuerzas políticas más importantes que tiene el país. 

Si es que avanzamos, si es que el país avanza con la propuesta de eliminar el CPCCS, de darle la facultad de nombrar esas autoridades a la Asamblea, va a pasar que ahí sí, los “correístas” nombren a las autoridades de control. Y en ese escenario ¿qué vamos a hacer?  ¿Vamos a hacer una consulta popular para eliminar la Asamblea Nacional? ¿Vamos a ir hacia una Asamblea Constituyente? 

El discurso que maneja la clase política no puede estar basado en los antagonismos de si el correísmo controla o no la Asamblea o cualquier institución, y en función de eso le vamos quitando las atribuciones que sean necesarias.

Es hora de pensar en la institucionalidad del país. Esa institucionalidad se basa en los principios dados en Montecristi. Uno es que el Consejo de Participación nombre a las autoridades de manera transparente.

Juan Dávalos habla sobre Correa

Dávalos: “El problema es que hemos satanizado el correísmo”. Fotografía de Diego Ayala León para GK.

Uno de los principales cuestionamientos, incluso del primer Consejo de Participación, era que varios de los funcionarios venían del correísmo. Si consideramos además los nombramientos que han hecho los anteriores Consejos de Participación, muchos vinieron del correísmo. Eso demuestra que el argumento de que es una institución meramente ciudadana no fue real en la práctica. 

En realidad esto no llega a pasar con este nuevo Consejo, desde que se elige las autoridades a través de la voluntad popular. Uno de los requisitos para ser consejero es no estar afiliado a ningún partido político, eso garantiza mínimos niveles de independencia de los consejeros que llegan a este espacio. Obviamente, yo concuerdo en que los partidos políticos siempre van a tener relaciones con alguno de los consejeros, siempre va a haber acercamientos. 

Pero los concursos de oposición y méritos que lleva adelante el Consejo de Participación, que incluye veedurías, que incluye mecanismos de participación ciudadana para velar que estos procesos sean lo más transparentes posibles, creo que solo se pueden llevar a cabo desde el Consejo de Participación y no desde una institución tan politizada como la Asamblea Nacional, donde básicamente tendrán que ponerse de acuerdo las fuerzas políticas para designar a una de las autoridades de control. 

En un escenario como el de ahora cuando tienes una Asamblea Nacional donde no se ponen de acuerdo ni siquiera para cambiar un artículo de una ley, imagínate pedirle a esa Asamblea que nombre una autoridad para los 12 millones de ecuatorianos. O sea, podemos llevarle al país a una crisis institucional que nos lleve a una Asamblea Constituyente. 

Pero la contraposición a eso es lo que puede pasar aquí, usted es minoría en el CPCCS. Usted es uno. Usted puede estar en contra de todo y la mayoría no le va a permitir plantear una cosa distinta. 

Sí existe una normativa y una Ley para el proceso de selección de esas autoridades. Digamos, en este caso concreto, 16 consejeros deciden poner a dedo a una autoridad, eso no puede ser llevado a cabo porque hay que respetar una Ley, unos procedimientos, unos procesos que yo creo que pueden ser mejorados incluso. 

Por esta razón, porque creo que hay como mejorar la institucionalidad del país y no retroceder a los 80 ni  los 90, podríamos trabajar en conjunto con la Asamblea Nacional en una propuesta de reforma a la Ley de Participación, al Código Orgánico del Consejo de Participación Ciudadana, para mejorar estos procesos de selección. 

Una de las propuestas que podría mejorar la transparencia en el proceso de selección es que nosotros, el Consejo de Participación, elijamos a los 3 mejores puntuados de cualquiera de estos concursos y le pasamos esa terna a la Asamblea y con eso garantizamos, de una u otra forma, la decisión de los partidos políticos y la legitimidad de los partidos políticos en la designación de estas autoridades. Pero esta es una vía que implica unos diálogos y unos consensos que no pasan por la destrucción de la institucionalidad, no pasan por este discurso de “hay que destruir el consejo, no sirve para nada”. Hace falta un proceso de reflexión mayor. No llevarnos a un pasado por los odios y los revanchismos. 

Pero regresemos un poco a las contradicciones porque usted dice que ahora que las autoridades del Consejo son electas vía votación popular y que eso garantiza ciertos niveles de independencia. Sin embargo, usted mismo ha dicho que es afín al correísmo, lo cual pone en duda la independencia, por poner su caso. Entonces, puede que exista la formalidad de no estar afiliado a un partido, pero en la práctica, no significa que no haya cercanía política ¿No hay una crítica a ese sistema? 

De acuerdo. Ahí hay que matizar porque mi identidad político-ideológica es cercana a la identidad político-ideológica del partido de Rafael Correa, de Compromiso Social en este caso. Es decir, yo me considero una persona de izquierda, progresista, defiendo la salud pública, la educación pública, la soberanía nacional. Los principios que promulgaba la Revolución Ciudadana, los considero míos también.

Esto no implica, en la práctica, que yo responda políticamente al partido porque no soy parte de ese partido. Es sano porque la defensa de estos principios implica también una defensa de la institucionalidad y de la democracia de este país. Cuando hablo de que se debe respetar el voto popular, hablo de progresismo. Cuando entiendo que no se puede beneficiar a una banca privada por encima de los intereses de la mayoría de ecuatorianos, también estoy en una posición progresista.

Esos principios voy a defender. Eso es lo que voy a plantear en el Consejo de Participación porque, en función de esos intereses, uno ejerce el cargo que ostenta. En función de esos intereses y esos principios, uno plantea una agenda programática dentro del Consejo de Participación. Dentro de esos principios me muevo y me moveré. 

El problema es que hemos satanizado el correísmo. Le hemos quitado la base político-ideológica y entendemos el correísmo como un grupo de personas que se dedicaron a gobernar. A mí me encantaría utilizar otro nombre que no sea correísmo. A mí me encantaría decir que soy progresista y que la gente entienda que soy progresista diciéndolo o caracterizándolo de esa manera. Pero como los medios de comunicación han construído el término correísmo, creo que, bueno, para mí, es más fácil utilizar ese término. No nos olvidemos acá que, y hay que hacer una reflexión adicional y es que correísmo como tal no existe en la Ciencia Política. Es decir, todavía no hay una corriente ideológica que se llame correísmo. 

Claro pero cuando hablamos de correísmo está claro que nos estamos refiriendo al gobierno del expresidente Correa y a la corriente política que él implantó. Progresista se pueden decir muchas personas e incluso personas que en su momento fueron parte del proyecto de Correa y luego se separaron, aún se denominan a sí mismas progresistas. Y si queremos hablar casos puntuales yo le podría decir que el expresidente Correa no era tan progresista cuando hablabámos de derechos reproductivos. Acuérdese cuando las asambleístas quisieron discutir la despenalización del aborto y él amenazó con renunciar si siguen hablando de eso. Entonces si nos ponemos a ahondar en lo que es de correísmo y progresismo nos podemos enredar, lo que me llama la atención es que usted habla de la destrucción de la institucionalidad de la democracia como si esto fuera un tema de este gobierno. 

Juan Dávalos habla sobre Correa

Durante el período electoral, Dávalos se declaró admirador de Rafael Correa. Fotografía de Diego Ayala León para GK.

Hubo muchos cuestionamientos desde muchos ámbitos de la opinión pública y de distintos sectores sociales, empresariales, medios de comunicación, al gobierno del expresidente Correa precisamente por la forma de acaparar poderes. Y si hablamos de institucionalidad, acuérdese que cuando hubo casos como el de los chicos del Central Técnico o los Diez de Luluncoto, el expresidente Correa cuestionaba en las sabatinas decisiones de los fiscales.  Entonces no es algo que ocurre ahorita, o algo que ocurrió solo en el correísmo, es un tema ya casi estructural del país. ¿Dónde queda la autocrítica en ese sentido?

Yo soy súper autocrítico con el gobierno de Rafael Correa. Nunca tuve un cargo, digamos que respondía a una dinámica de un nivel jerárquico superior. Nunca fui subsecretario, nunca fui viceministro, ministro mucho menos. Por eso tengo la libertad de ser lo suficientemente autocrítico para reconocer muchos de los errores que tú mismo acabas de mencionar. 

Pero eso no me impide tampoco reconocer que estamos en una situación que si yo lo pongo en perspectiva, hemos retrocedido muchísimo en cuanto a derechos, a libertades, a institucionalidad. Es decir, yo no veo en la actual coyuntura política, en el actual gobierno, una intención siquiera de avanzar hacia un mejor país. Creo que hemos retrocedido muchísimo de lo que tuvimos con el expresidente. 

Depende a quién le pregunte, ¿no? En el caso de los periodistas había dificultades serias para ejercer el periodismo, por citar un ejemplo.

Eso es subjetivo, dependiendo incluso a quién le preguntes. 

Si le preguntas a una persona que ahora está desempleada, te va a decir que estaba mejor con el correísmo. Si le preguntas a una pregunta que necesita acceso a medicina, te va a decir que estaba mejor con el correísmo. Es decir, obviamente son subjetividades pero los indicadores también están ahí, ahora tienes apenas un 16% de ecuatorianos que cree en este gobierno. 

Pero bueno, eso suele ocurrir en los gobiernos. El presidente Correa tuvo también sus momentos de quiebre en cuanto a popularidad, no tan bajos pero los tuvo. Es normal dentro del desgaste político de un gobierno. Si regresamos a hablar del Consejo de Participación como institución, hay más de 2700 denuncias de corrupción represadas, según la información que nos dio el Secretario de Transparencia, eso demuestra que la transparencia no ha sido una prioridad. Además, en sus competencias únicamente está la revisión de casos para enviarlos a las instituciones correspondientes, como la Fiscalía o la Contraloría. ¿De qué sirve la función de Transparencia?

Hay que mejorar la lucha contra la corrupción por parte del Consejo de Participación Ciudadana, una de las formas de hacerlo es despolitizando el trabajo de esas investigaciones.

Necesitamos que esa Secretaría de Transparencia funcione: mejorar las condiciones técnicas y los equipos de esa secretaría para tener mejores investigaciones y para poder entregar productos mejor elaborados en la Fiscalía General del Estado o a la Contraloría General del Estado. 

Pero es también importante reconocer que aquí en el Consejo de Participación tienes algo que en otras instituciones no: las organizaciones sociales o los ciudadanos de pie pueden entregar información para que sus denuncias sean canalizadas. Aquí lo importante es anotar que muchos de los casos de corrupción no se investigan porque el denunciante tiene miedo.

Que un ciudadano pueda venir de manera anónima a entregar información a uno de los Consejeros o a la institución es lo que garantiza que esta institución pueda luchar efectivamente contra la corrupción. Es por eso que también hay tantos y tantos casos represados. 

Obviamente, si se le entrega recursos al Consejo de Participación Ciudadana puede mejorar el talento humano que está a cargo de esa dependencia. Tenemos un problema gravísimo producto de estos revanchismos, de este descontento del gobierno por tener a cargo en el Consejo anterior a un grupo identificado con el correísmo; se le quitó los recursos financieros y esto ha impedido que se pueda trabajar con normalidad. 

El expresidente Tuárez dijo en la Asamblea que el Ministerio de Finanzas no había entregado los recursos que debe entregar a la institución pero ¿tiene más detalles sobre ese tema?

El hecho es que todas las instituciones públicas para funcionar necesitan de estos desembolsos del Ministerio de Finanzas. El Ministerio de Finanzas, desde que fueron las  elecciones, dejó de desembolsar estos recursos.

Lo que pasa es que te cierran las partidas presupuestarias correspondientes. Entonces no puedes ejecutar, el Banco Central no te acredita los recursos. Eso pasó. Cuando el Transitorio se enteró de los resultados de las elecciones de marzo de 2019, pidió a la Corte Constitucional la sentencia que blindaba sus decisiones. El Consejo Transitorio desapareció muchos de los archivos de los procesos de selección que ellos realizaron. El Consejo de Participación Transitorio, cuando se enteró del resultado de las elecciones, devolvió al Ministerio de Finanzas unos recursos que ellos decían que no iban a utilizar y pidió el recorte presupuestario de la institución. Todo esto para hacerle daño a un Consejo de Participación electo por voluntad popular que estaba identificado en su mayoría con una fracción política.

Juan Dávalos habla sobre Correa

“Al CPCCS se le quitó los recursos financieros y esto ha impedido que se pueda trabajar con normalidad”. Fotografía de Diego Ayala León para GK.

Ha habido varias voces que hablan sobre lo difícil que ha sido para este consejo acceder a los archivos de algunas de las decisiones tomadas por el Consejo anterior. ¿Hay forma de recuperarlos?

Sí, yo no estoy muy al tanto de qué archivos están. Me acabo de incorporar al Consejo pero tengo la plena seguridad de que esta nueva mayoría, como responde a una alianza con el gobierno actual, va a lograr que el Consejo vuelva a funcionar administrativamente.

¿La recuperación de archivos es posible?

Voy a preguntar. No estoy muy al tanto de cuáles realmente son los expedientes. 

Usted ha dicho que el mayor reto de este organismo es sobrevivir estos 5 años. ¿Cree que lo logre? Hay ya propuestas en marcha para eliminarlo vía consulta popular. 

Lo importante de esta reforma es que obligatoriamente tiene que pasar por una decisión de pueblo ecuatoriano a través de referéndum. Por eso yo estoy convencido que el Consejo de Participación va a sobrevivir, porque si uno reflexiona realmente las consecuencias de eliminar el  Consejo de Participación y pasar estas funciones a la Asamblea Nacional, con el desprestigio de los partidos políticos, con el desprestigio que tiene la Asamblea Nacional, yo estoy convencido de que los ciudadanos van a votar un NO rotundo. Entendiendo que nosotros tenemos la responsabilidad como Consejeros de hacer un buen trabajo y recuperar el buen nombre de la institución. 

Entiendo que hasta hace poco era asesor de la Prefecta de Pichincha Paola Pabón. 

Sí, apenas dos meses. 

Se ha declarado admirador de Rafael Correa ¿usted tiene una relación persona, política o profesional con Rafael Correa? ¿Habla con él?

No, yo en realidad le he visto a Rafael Correa solo una vez en mi vida en un evento que organicé cuando era estudiante universitario. Organizamos un frente de universidades particulares y fue la única vez que lo vi.  No tengo una relación personal, ni cercana con Rafael. 

Usted es uno de los consejeros a los que le abrieron un expediente, supuestamente porque habían hecho propaganda a favor suyo. Uno de los personajes que le impulsó con vehemencia fue Rafael Correa ¿por qué cree que pasó eso si ahora me dice que ustedes no tienen una relación y dice que, aunque es ideológicamente cercano no es parte de su movimiento?

Por las razones que más o menos le mencionaba ya, por mi propuesta de campaña.

No nos olvidemos cuáles eran: yo estaba proponiendoles a los ecuatorianos luchar contra las privatizaciones desde el Consejo. Es algo que el gobierno está comprometido a avanzar. Desde acá voy a fiscalizar esas concesiones que se quieren hacer con la empresa privada para evitar que se entreguen los recursos que nos pertenecen a todos a las manos de unos pocos. 

Juan Dávalos habla sobre Correa

“No tengo una relación personal ni cercana con Rafael”. Fotografía de Diego Ayala León para GK.

[El apoyo de Correa se da] porque me identifiqué con la lucha en contra de los beneficios de la banca privada. No nos olvidemos que también ahí este gobierno está entregando beneficios extraordinarios  a una banca que ya tiene una rentabilidad enorme en este país. Eso, para mí también es corrupción. No es solo corrupción cuando hay alguien que se roba recursos públicos para beneficio personal, sino también cuando promulga un decreto, cuando firma un acuerdo que lo que hace es, en la práctica, entregarle más recursos a los banqueros a costa de la mayoría de ecuatorianos. También, entiendo yo, hubo esta afinidad con Rafael cuando planteé que iba a revisar lo realizado por el Transitorio, algo que ya no voy a poder a hacer porque, entre comillas, perdimos la mayoría. 

¿Cuál es su objetivo mientras esté en el Consejo?

Voy a avanzar en dos temas que creo son importantes en función de las nuevas condiciones que tengo acá al ser minoría. 

La primera es poner la cara en relación a defensa de la institución. Necesitamos más debate, más reflexión sobre lo que pierde el país al perder el Consejo de Participación. 

Mi trabajo se enfocará en llevar a las universidades, a los espacios de debate público, estas reflexiones.

Como segundo eje de trabajo estoy comprometido en luchar contra la corrupción de este, del anterior y del gobierno que venga. Fuente https://gk.city

Comenta y un clic en (Publicar también en Facebook)