lo vio golpeado a Guillermo Barros Schelotto tras el partido. La eliminación a manos de Independiente del Valle lo dejó preocupado, por momentos con la mirada perdida. Consciente de lo cerca que Boca pudo estar de llegar a la final de la Copa Libertadores, pero también remarcando que los errores propios condenaron a su equipo, tanto en ida (1-2) como en la vuelta (2-3).

Para explicar la derrota global 3-5, pero sobre todo su primer traspié como DT xeneize en la Bombonera, el Mellizo fue claro: «El mismo equipo nos dio vuelta el partido dos veces, pero lo más grave de todo fue lo que pasó en la Bombonera. Íbamos ganando y nos clasificábamos, pero no podemos dar esa ventaja en la pelota parada. Los tres goles son tres errores nuestros. Son cosas que no pueden pasar y menos en una semifinal. Y cuando eso pasa, no te perdonan».

¿A qué errores se refiere Barros Schelotto? Es que los cinco goles que recibió Boca tuvieron fallas defensivas. Si bien es cierto que el error forma parte del juego, Boca quedó preso de una continuidad de desaciertos que le quitaron hasta la ventaja de haber empezado ganando ambos encuentros ante Independiente del Valle .

Leonardo Jara. El lateral derecho, se patinó ante un intento de cobertura tras un pelotazo cruzado de Núñez de derecha a izquierda y la acción terminó en gol de Bryan Cabezas para el 1-1 en la altura de Quito.

Frank Fabra. El lateral izquierdo, quiso hacerle un pase con el pecho a Pérez, pero el intento quedó corto y el contraataque rival finalizó en el 2-1 de José Angulo, con un remate cruzado. Eso generó el reto de Guillermo en el mismo partido. El DT les había pedido a los jugadores que por los efectos de los 2800 metros de altura, en los últimos 30/40 metros, no intenten controlar el balón; Barros Schelotto le pidió que debía haber rechazado ese intento.

Gol de pelota parada en la Bombonera. Sornoza sorprendió haciendo rápido un córner, Insaurralde y Pablo Pérez pifiaron el rechazo, Cata Díaz perdió la marca y Luis Caicedo anotó el 1-1, cuando hasta ese momento (24 minutos) Boca superaba en situaciones de gol 7 a 2 a su adversario.

De un saque de arco de Daniel Azcona. Así llegó el 1-2: pelotazo largo, dos cabezazos; y corrida de Julio Angulo (Insaurralde llegó tarde a la cobertura y Orion estuvo lento en los reflejos para achicar más) y puntazo goleador.

Otro error no forzado. Nacido de un tiro libre lateral mal ejecutado por Lodeiro. Y de un rechazo de Cabezas siguió el blooper de Agustín Orion , que no sólo pretendió resolver con un pase lateral interior hacia el compañero peor ubicado, sino que resolvió jugar con su pierna inhábil, la zurda. Eso le sirvió el 1-3 a Julio Angulo.

Cuando le repreguntaron: «¿Desde qué lugar entendés los errores? ¿Cómo se explican?», el entrenador agregó: «Significa que Boca quedó eliminado por errores propios, más allá de las virtudes del rival. Somos conscientes de que fuimos nosotros quienes le dimos la posibilidad al rival».

Daniel Díaz , capitán de Boca ante Independiente del Valle, también opinó de la derrota: «Cometimos muchos errores en una sola serie, fueron muchos errores para esta clase de partidos».

El que no estaba muy de acuerdo con la apreciación fue Pablo Repetto, DT de Independiente del Valle: «No, no estoy de acuerdo. Discúlpenme. Cuando pierde Boca, es culpa de Boca. Cuando pierde River, es culpa de River. No es así. Los superamos. Independiente del Valle les ganó por méritos propios a ambos. Nosotros sabíamos que debíamos hacer un gol en la Bombonera e hicimos tres. Fuimos precisos y efectivos. Sucede que hemos logrado algo soñado, pero impensado para todos».

Facebook Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here