Ante la debilidad demostrada por el gobierno argentino, que el mismo día que anunció el comienzo de las negociaciones ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) mandó a su ministro Nicolás Dujovne al organismo, el ente internacional le impuso exigencias leoninas.

Para el FMI Argentina tiene “un excesivo gasto público, un frágil frente externo y relaciones laborales poco flexibles”. Los argumentos surgen de un informe reservado al que tuvo acceso El Destape.

Los técnicos del FMI señalan que la única manera de lograr un ajuste de gastos sustentable escongelar las jubilaciones y pensiones por dos años, así el gasto previsional perdería participación en el presupuesto nacional.

El otro gasto que el ente considera excesivo es el relacionado con la plantilla estatal. Según estiman sus economistas, se debe reducir un 10 por ciento el total de empleados estatales tanto a nivel nacional como provincial. El FMI también exige un congelamiento de los salarios de los empleados públicos.

En relación al frente externo, el ente considera que el problema argentino pasa por un tipo de cambio “considerablemente atrasado”, sin aclarar cuál debe ser el precio de la moneda norteamericana.

También se refieren a la baja productividad del país en relación a la de sus vecinos. Para mejorarla exige un fuerte retroceso en materia de derechos laborales. Se habla de eliminar la indemnización, jornadas más extensas, flexibilización de tareas y otros ítems.

El tipo de crédito que negocia el Gobierno se entrega en cuotas, de acuerdo al cumplimiento de las condiciones impuestas. Razón por la cual el país sólo recibirá el capital que pide si cumple con las condiciones impuestas. Fuente ElDeatape. 

Facebook Comments