Cinco años de suspensión para el entrenador José Pincay y la expulsión del campeonato nacional Sub 14 al equipo de Santa Rita, esa fue la sanción que impuso la comisión disciplinaria de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), por la agresión al árbitro Carlos Cervantes.

El hecho sucedió en la ciudad de Vinces, cuando Santa Rita y Emelec se medía en la categoría de menores, en el estadio El Sol. Según Pincay, él árbitro lo había provocado, por eso él reaccionó de esa manera en el cotejo deportivo, golpeándolo y sometiéndolo en piso.

La directiva del club, representada por Orlando Terán, pidió disculpas, se solidarizó con los árbitros y afirmó que no se identificaban con la violencia.

El equipo podrá apelar la sanción, así lo informó Galo Sánchez, encargado de la comisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here