Luego de diez meses de haberse inaugurado Coca Codo Sinclair, Orellana y Sucumbíos reciben los primeros megas de energía que genera la hidroeléctrica.

Transelectric puso a funcionar este domingo 3 de septiembre la subestación Jivino Verde, en Shushufindi. Y desde entonces recibe 176 megas de energía provenientes del Coca Codo Sinclair y los distribuye en las seis subestaciones que tiene la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) en Orellana y Sucumbíos.

Para esta interconexión se realizó un corte de energía de aproximadamente once horas que dejó sin el servicio a varios cantones de esas provincias.

“Con esta interconexión se reducirán los cortes de energía que se presentaban en la zona, empezamos a sentir los beneficios de este gran proyecto energético del Coca Codo Sinclair”, dijo Pablo Otañez, administrador de CNEL Sucumbíos.

Orellana y Sucumbíos se abastecían de la central Agoyán y por generación termométrica instalada en la zona, esto hacía que el servicio tuviera constantes apagones y baja potencia.

Edwin Morales, jefe del área de distribución de CNEL, dijo que la demanda actual de las dos provincias es de 65 megas, con la interconexión al Coca Codo Sinclair ingresan 167 megas, capacidad suficiente para cubrir la demanda y distribuir a las compañías petroleras que tenían generación propia.

“Vamos a entregar 30 megavatios a Petroamazonas y probablemente unos 40 megavatios a CNEL Sucumbíos”, dijo el jefe fiscalizador de la subestación, Eugenio Gómez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here