El año no inicia bien para las industrias de alto consumo de combustibles. El nuevo precio del diésel y el búnker les fue notificado ayer con un aumento superior al 7 %, lo que les inyecta un costo adicional.

Las industrias ya se quejaban de un elevado costo de la energía eléctrica y del agua en relación a los países vecinos, por la ineficiencia, dicen, de las empresas del Gobierno central y los seccionales, “que traspasan ese costo a las empresas”.

“Esto tiene un dramático efecto en las empresas cafetaleras y cacaoteras que usan el combustible para producir, y para dar empleo”, sostiene el empresario cafetalero guayaquileño Askley Delgado Flor.

Para él, esto se suma al aumento del salario en 11 dólares, a $ 386. Las industrias manufactureras consumen este tipo de combustibles en sus procesos de enfriamiento, por lo que su competitividad se ve afectada con las continuas alzas, que se iniciaron en noviembre de 2015 con mayor fuerza.

El año 2017 empezó con un precio por galón de 1,656254 dólares y llegó a 2,064513 dólares el primer día de 2018 a nivel de comercializadoras, tras un nuevo tarifario entregado por Petroecuador, al que EXPRESO tuvo acceso.

El incremento viene en los últimos seis meses con porcentajes de 0,70 y 7,66 % en el caso del diésel 2 y de hasta 11,27 % para el búnker.

Lo que señalan los empresarios es que eso, sumado al aumento de salarios superior a lo que se puede pagar, creará más desempleo

Compañías grandes de la ciudad indicaron a Diario EXPRESO que consumen 8.000 galones diarios de búnker y 3.000 de diésel, lo que les significa un egreso superior a los 800.000 dólares diarios.

“Estamos perdiendo competitividad en los mercados en relación a los vecinos Colombia y Perú y no tenemos ya las preferencias con Estados Unidos”, señala Delgado.

Facebook Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here