La embajada de Ecuador en España baraja la posibilidad de promover entre las entidades financieras ecuatorianas la compra de cartera de crédito de los inmigrantes afincados en España. La iniciativa se sumaría a la batería de acciones emprendidas por el gobierno anterior para dar respuesta a la crisis hipotecaria que derivó en una cascada de desahucios de familias que al perder sus trabajos no pudieron hacer frente a sus compromisos financieros.

El anuncio lo hizo esta mañana el nuevo embajador Cristóbal Roldán durante un encuentro con asociaciones de inmigrantes en el consulado de Madrid. El ganadero, amigo personal del presidente Lenin Moreno, explicó que la propuesta busca facilitar la reestructuración de las deudas de las personas en situación de indefensión y vulnerabilidad extrema. “El Banco del Pacífico compra la deuda del banco español y el inmigrante pasa a ser deudor del banco ecuatoriano”, ejemplificó.

Las instituciones financieras españolas, en su opinión, “van a estar sumamente agradecidas de que le compren una cartera problemática”. Adelantó, además, que ha “mantenido conversaciones con la banca ecuatoriana que podría comprar esa deuda”: Banco del Pacífico, Banco Pichincha y Banco del Austro. Una vez que el 20 de septiembre presente cartas credenciales ante el Rey Felipe VI y asuma formalmente el cargo ante el reino de España, Roldán aspira a plasmar la “idea” y darle “estructura legal y financiera”. “Seguro que lo vamos a hacer con las tasas que permiten aquí en España pero con la sensibilidad de la banca ecuatoriana”, aseveró.

La iniciativa causó sorpresa y rechazo a partes iguales entre el centenar de asistentes al evento. Vladimir Paspuel, presidente de la asociación Rumiñahui, apeló a la responsabilidad del embajador y le instó a comprender mejor la problemática antes de impulsar este tipo de propuestas. La inmigrante Katty Solórzano pidió “tener mucho cuidado de trasladar la deuda a otras entidades porque ya hemos visto como han actuado los fondos buitre”.

Roldán insistió en que es una “idea” al tiempo que recalcó que “la compra de cartera es un movimiento muy usual” y que “la banca española va a estar feliz de que le quiten un problema”.

El embajador se comprometió a mejorar el servicio de asistencia legal gratuita para personas con problemas hipotecarios que supone un coste para el erario público de 1’200.000 euros. El programa ha atendido, desde 2012, a cerca de 15.000 familias y ha conseguido, según datos de la Embajada, paralizar 128 desahucios y, previo acuerdo con las entidades financieras, dar solución a 3.500 familias con opciones como la dación en pago, el alquiler social, la condonación de la deuda o la reestructuración del contrato hipotecario.

Roldan anunció también la inauguración, en diciembre, de un centro cultural que ocupará las dependencias del antiguo consulado, ubicado en la calle General Oráa.

Facebook Comments