La tarde del domingo 15 de octubre se realizó la audiencia del recurso de habeas corpus interpuesto por el vicepresidente Jorge Glas.
Al igual que el resto de medios, EL TELÉGRAFO destinó a un periodista para cubrir la audiencia y finalizada la misma nuestro reportero inició la redacción de la nota con base en las exposiciones de ambas partes.
 
Paralelamente, nuestro equipo web, instalado en las instalaciones de EL TELÉGRAFO, se preparó para los dos escenarios posibles, es decir, armó dos noticias para cumplir los principios de inmediatez que rigen su ámbito.
Mientras eso ocurría, en Twitter circuló la versión de que el recurso había sido negado, pese a que los jueces aún se encontraban deliberando.
 
Nuestro periodista, simultáneamente y por error, envió por WhatsApp la noticia con esa versión, lo que fue tomado por el equipo de la web de El Telégrafo como una ratificación de lo que se informaba en la red social. La nota solo estuvo al aire siete minutos porque el mismo periodista se dio cuenta del error y alertó al equipo web, el cual retiró todos los textos al respecto.
 
Luego los jueces se pronunciaron sobre el habeas corpus, el mismo que le fue negado al Vicepresidente. Por anticiparnos a los hechos y no realizar las tareas de verificación que demanda el rigor periodístico, ofrecemos nuestras disculpas a los lectores y a cualquier ciudadano que pudiera haberse afectado por la equivocación.
 
Aprovechamos la oportunidad para rechazar aquellas acusaciones que aseguran que el Diario Público tuvo acceso a información privilegiada o que EL TELÉGRAFO forma parte de un proceso de persecución contra el Vicepresidente.
Condenamos los insultos vertidos en redes sociales contra nuestros directivos y el personal y nos comprometemos a tomar los correctivos del caso para evitar situaciones iguales en el futuro.
Aquí el twit de la polémica

 

Facebook Comments