Sin embargo, funcionario ratificó que Fiscalía comprobó que US$14 millones fueron entregados a Ricardo Rivera actuando como intermediario de Exvicepresidente

El caso de asociación ilícita por el cual el exvicepresidente de la República, Jorge Glas, fue sentenciado a seis años de prisión, continúa, esta vez se encuentra en etapa de apelación. El fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, ratificó que la institución pudo comprobar la materialidad del delito, reiteró que en el expediente entregado a los jueces se evidenció que los US$14 millones de dólares de ODEBRECHT fueron entregados a Ricardo Rivera actuando como intermediario del Exsegundo Mandatario, pero admitió que en las cuentas de Glas, no se encontró nada referente a estos recursos.

“Respeto profundamente el derecho a la defensa, de modo que, si el ingeniero Glas, la asambleísta (Sofía) Espín, y algunas otras personas insisten en decir que no existe prueba, yo respeto el derecho de defensa. Esa es una afirmación que se hace en el derecho de defensa, es política, no jurídica”, comentó.

El Fiscal recordó que se presentó todo un conjunto de pruebas ante el Juez en una audiencia que duró 14 días consecutivos, en donde se entregaron documentos que evidenciaban la materialidad de asociación ilícita, es decir, de por qué y cómo estaban materialmente relacionados con la trama de corrupción; pero además, se presentó la prueba que, sobre cada uno de los involucrados se había recopilado.

Rememoró asimismo, que el juicio del Exvicepresidente está en apelación, no ha concluido y aún tiene instancias legales. “Entonces, si yo, por responder un punto de vista político –que es el de decir que no existen pruebas- empiezo, a través de los medios de comunicación o en mis comparecencias en la Asamblea, a hacer interpretaciones respecto de la evidencia de la prueba y a ponerlas sobre el tapete de la discusión, haría un daño al proceso”.

“Ahora, la relación que existe entre el señor Ricardo Rivera y el señor Jorge Glas, entre Ricardo Rivera y ODEBRECHT, los pedidos de dinero que hace Rivera a nombre de Glas, las evidencias recabadas en los documentos de la cooperación con Brasil, desde el Departamento de Justicia de Estados Unidos, la propia declaración del señor Rivera en la que dice que cuando él está pidiendo plata para la campaña de “Vidrio”, lo estaba haciendo para una campaña de imagen del Vicepresidente de la República y en la que ratifica que “Vidrio” era Jorge Glas; todo eso, más US$14 millones de dólares, es lo que se les presentó a los jueces”, detalló.

“Si después de eso dicen que no hay pruebas ni evidencias, no voy a responder porque no voy a contaminar ese proceso”, reiteró el Fiscal General del Estado. Según indicó, en el expediente –por el cual hubo dictamen abstentivo contra los exfuncionarios de ODEBRECHT- existe la constancia certificada por la Procuraduría de Brasil de que José Santos fue condenado a ocho años de prisión, al pago de 5 millones de reales de multa (casi US$3 millones de dólares), más de otras restricciones de derecho.

“La condena del señor está homologada por la Presidenta de la Corte Suprema Federal del Brasil, la sentencia está en ejecución en Curitiba y tengo la certificación del Ministerio Público Federal que dice que el señor ha sido condenado a 8 años de reclusión, a 5 millones de reales de multa, a restricción de derechos de contratación, etc., sobre los mismos hechos que en Ecuador”, precisó.

Explicó que los hechos tienen un origen causal y no puede ir a juzgar en la justicia federal brasileña y recordó que existe una norma constitucional de derechos humanos que establece que nadie puede ser juzgado dos veces por las mismas causas. “José Santos era parte de una estructura criminal de ODEBRECHT que tuvo su origen en el Brasil, porque se trataba de una estructura criminal de corrupción trasnacional de 12 países, porque por esas mismas razones suscribieron un convenio con EE.UU., para el pago de US$2.000 millones de dólares de multa con Suiza, en otras cantidades con otros países”.

“Aquí no se trataba de tapar a nadie, no se trata de que aquí ha habido impunidad para alguien. La justicia brasileña ya lo había condenado meses atrás (a José Santos), por eso no acusé porque nuestra Constitución nos impide que se juzgue dos veces por los mismos hechos y porque ellos ya tenían esa condena”, indicó.

La asambleísta Sofía Espín, con un documento en la mano, le señaló al Fiscal –durante su comparecencia- que no existió ninguna prueba de que exista una sentencia ejecutoriada en Brasil para Santos, por lo que el actuar de Baca sería el incorrecto. Ante aquello, la autoridad, durante una entrevista para “El Poder de la Palabra”, de Ecuadorinmediato.com/Radio, aclaró que dichos documentos eran los que estaban en el expediente de investigación de la Fiscalía.

“Yo no soy y nunca he sido un canalla. Pongámonos en el caso hipotético de que habríamos obrado sin pruebas. Eso significaría que esto tendría un asidero en decirse que la Fiscalía fue utilizada como una herramienta política para sacarle al Vicepresidente de su cargo, que fue un juicio político más que jurídico, entonces ¿de quién?, ¿de Carlos Baca? Ya que me han culpado y me han sacado el mote de correísta, ¿no creen que yo hubiera tenido más razones para tapar esto que para procesarlo?”, cuestionó.

Reiteró que si es que hubiese tenido un 1% de duda o sospecha de que Jorge Glas no tenía participación, no lo habría acusado. “Yo lo acusé porque tuve la plena, absoluta y total convicción –demostrado en el expediente con los testimonios, las asistencias penales, la recolección de información de los peritajes, con todo- de que el ingeniero Glas había participado, directamente, en el delito”.

“Pero cómo da la vuelta el mundo cuando el Fiscal tuvo que enfrentar una cosa de esta naturaleza, con un equipo de trabajo, con fiscales valientes, con personas que se habían involucrado en la investigación, etc. Antes, una parte de la opinión pública decía que se lo había acusado sin pruebas y otra parte decía que qué bueno, pero que ahora falta ‘el otro’. Yo dije que no iba a ser el cuchillo de nadie. Yo no soy un canalla, porque otros sí lo eran utilizando el poder para perseguir a personas, yo no lo voy a hacer y nunca lo haré”, añadió.

En el mismo contexto, en cuanto a las auditorías a las cuentas del Exvicepresidente en alrededor de 79 países del mundo, el Fiscal de Ecuador detalló que el dinero consta como recibido por parte de ODEBRECHT, mientras que las cuentas en las que se recibieron esos recursos están identificadas. “Es más, está evidenciado además, una relación con una parte de la trama que tiene que ver con un grupo de empresarios guayaquileños”.

“Esa plata se recibió, esa traza del dinero existe y ese dinero fue requerido y entregado a Ricardo Rivera actuando como intermediario de Jorge Glas. En las cuentas directamente de Jorge Glas, evidentemente, no había nada, pero el dinero fue entregado, está recogido en las cuentas en las que se recogieron los recursos por acción de Ricardo Rivera a nombre de Jorge Glas”, puntualizó.

La teoría de la Fiscalía en este caso, mencionó, fue asociación ilícita. “Esa va a ser siempre la discusión para quienes no tienen la experticia, el conocimiento en derecho, respecto de la responsabilidad y el dominio del acto. Con este razonamiento, entonces, al señor Ricardo Rivera ¿le entregó ODEBRECHT US$14 millones de dólares porque pasaba por la esquina en la calle? Entonces, resulta que el señor Ricardo Rivera era tan carismático, tan poderoso, influyente y con el desconocimiento de todo el mundo, incluyendo de su propio sobrino que era quien tenía el dominio sobre los sectores estratégicos, que recibió US$14 millones porque caminaba por la calle”.

Baca Mancheno reiteró que el convenio –en este caso con ODEBRECHT-, por norma legal, es secreto porque existe un reglamento que establece que la cooperación eficaz debe mantenerse así. “El documento es secreto, pero no contienen ninguna norma a derecho ecuatoriano y tampoco la concesión de ningún beneficio contrario a derecho ecuatoriano. Contiene la obligación, entre otras cosas, de la entrega íntegra de la información a la Fiscalía”.

Explicó que “si hubiese habido algo oculto o contrario al derecho, se habría dicho”. Recalcó que se ha pretendido construir dos cosas: lo acusaron sin pruebas y qué pactó con ODEBRECHT. “¿Creen que una persona siendo presidente de la Asamblea Nacional conversa con un prófugo de la justicia y esa personas dice que también con ODEBRECHT ha deber pacto, crees que una persona con esa categoría moral se puede creer?”, cuestionó.

El Fiscal detalló que “de acuerdo con las palabras de estos dos compadritos lo que estaba en disputa era que supuestamente el acuerdo había sido para beneficiar a Correa no para beneficiar a Glas porque dicen que a Correa lo prepararon para que diga que Correa no tenga nada que ver”.

Enfatizó que cuando tuvo acceso a la información privilegia del Brasil, “miré asqueado como funcionó la corrupción de ODEBRECHT, en la cual no habían elementos sobre dos funcionarios: el ex acalde Augusto Barrera y la otra el expresidente Rafael Correa. No me voy a inventar un juicio”.

Reprochó que “la gente quiera respuestas inmediatas” si es una investigación que aún no ha terminado. “No se puede desarticular una banda de crimen organizado de la noche a la mañana”, precisó.

Carlos Baca ratificó que el proceso de investigación continuará y “no existe ninguna discrecionalidad, esa es la tesis que se ha pretendido levantar para cuestionar el trabajo de la Fiscalía”. Insistió que el tema de la trama de corrupción de ODEBRECHT, de Petroecuador, en el IESS, en la frontera y el narcoterrorismo está en curso de investigaciones. (JPM-PP) Donar un monedas para EcuadorInmediato

Facebook Comments